Por: Entrenador personalizado Jesus David Lara


Aclarar ciertas leyendas urbanas puede hacerte sacar (mucho) más provecho y resultados a tu entrenamiento.

Que levante la mano quien no haya oído en alguna ocasión frases como esta: “Si no haces 25 minutos de ejercicio cardiovascular, no quemas calorías”, o algo así como “hacer pesas te pone muy musculosa” (en el caso de las mujeres) o “lo mejor para combatir el dolor post-entreno es el agua con azúcar”. Afirmaciones convertidas en mito que llevan a todo aquel que las cree a machacarse en la elíptica durante una hora como si no hubiera mañana para “quemar grasa” o a no querer ni oír hablar del entrenamiento con pesas para evitar llevarse uno que otro susto sobre la báscula.
Este articulo te ayudará a despejar las dudas que tengas sobre los mitos mencionados y asi potenciar tu entrenamiento y sacarle el máximo provecho.

¡EMPECEMOS!


MITO 1. Solo puedes quemar calorías si llevas 25 minutos haciendo ejercicio aeróbico. ¡Falso!


Se queman calorías desde el primer momento, sin embargo, las llamadas “calorías de grasa” no las vamos a metabolizar de forma inmediata, sino aproximadamente de 30 minutos en adelante. Es verdad que nuestro cuerpo tarda un poco en utilizar ese combustible del que nos queremos deshacer, así que, a la hora de quemar grasa de forma efectiva y empezar a notarlo en el peso, la fórmula más recomendable es iniciar con ejercicios de fuerza (pesas o ejercicios con el peso de nuestro cuerpo) y aeróbico para finalizar tu rutina (caminadora, elíptica, bicicletas, etc.…).

MITO 2. Sudar mucho implica perder más peso. ¡Falso!


¿Quién no se ha puesto alguna vez una faja térmica antes de ponerse a correr como loco en la caminadora para sudar más y perder peso rápidamente?
Si lo has hecho, te equivocaste. El único peso que perderás de esta forma es el del sudor, es decir, el de agua y los electrolitos. Este peso volverás a ganarlo tan pronto como vuelvas a comer y beber agua. La sudoración en exceso no tiene ningún objetivo útil en la pérdida de peso.

MITO 3. Se quema más grasa si el ejercicio se realiza en ayunas. ¡Verdadero!


Sí puedes quemar más grasa pero hay formas de hacerlo más saludable. Los expertos recomiendan un desayuno ligero antes de empezar la sesión de entrenamiento para cuidar tu salud, de lo contrario podrías tener un desbalance energético y baja de glucosa hasta un catabolismo muscular (perder masa muscular). Si se practica deporte a primera hora lo mejor es hacerlo desayunado, aunque sea una cosa ligera, puede ser un batido de proteína con avena o una porción de fruta y desayunar tras el ejercicio..

MITO 4. Es necesario dejar descansar los músculos y alternar los días de entrenamiento. ¡Verdadero!


Dejar que tus músculos descansen y se recuperen es tan importante como ejercitarlos, aunque el descanso dependerá de los objetivos y del trabajo realizado normalmente, cada trabajo necesita un descanso que va entre 24 y 36 horas, dependiendo de la intensidad y cantidad de trabajo realizado.

MITO 5. ¿Tener dolor muscular al día siguiente es síntoma de haber trabajado bien? ¡Falso!


Es síntoma de que has sobreentrenado las zonas musculares o porque ejercitaste zonas que no trabajas habitualmente. Son normales en las fases iniciales cuando empiezas un entrenamiento, pero eso no asegura que hayas trabajado correctamente. Lo importante es que si vas a trabajar con cargas retadoras debes terminar tu rutina ¡con un buen estiramiento!

Frase que nunca falta: Los buenos procesos generan grandes cambios.


Fuentes:
Libro: actividad física y salud integral
https://www.luisriverav.com/es/sudar-para-bajar-de-peso/
https://www.prozis.com/blog/es/hiit-beneficios/