Por: Entrenador personalizado Luis Martín Garzón



Una alimentación balanceada es fundamental a la hora de realizar actividad física, estructura un plan de alimentación para obtener los resultados que tanto deseas.




Lo primero que debes hacer es una óptima distribución de macronutrientes diaria (proteínas 15% a 20%, carbohidratos 45% a 60% y grasas 15% a 30%) estos valores varían y dependen de tu composición corporal, edad, género y nivel de actividad física (ligera, moderada, intensa). Adicionalmente incluye micronutrientes (vitaminas y minerales) estos los encuentras en vegetales y frutas, de estos dependen muchos procesos metabólicos de tu organismo.



Elige siempre proteínas de alto valor biológico como lo son las de origen animal (carne, huevos, pescado, etc.), carbohidratos en su mayoría complejos (arroz, pasta, papa, avena, etc.) evitando los carbohidratos simples (alimentos procesados, bebidas azucaradas, chocolates, etc.). Recuerda incluir grasas en menor cantidad y mayoría de origen vegetal (nueces, aceites, almendras, etc.) ya que estas proveen energía a tu organismo y sirven como transporte de vitaminas liposolubles (A, D, E y K).



No le tengas miedo a los carbohidratos ya que estos son los encargados de la energía necesaria para tu día a día y parte fundamental a la hora de entrenar.




Frase que nunca falta: La vida es un 10% lo que te ocurre y un 90% de como respondes a ello. Hoy es el mejor día para transformarla.