lateral-izq

Actividad física, el mejor aliado frente al covid-19

Ejercicio con hijos

Por: Líder de área médica Carolina Moreno

Las ocupaciones, el trabajo, el tiempo; tal vez son los enemigos mas grandes de la salud, el afán de la vida de ganarle a las preocupaciones materiales es aquello que nos esta robando la salud, aún mas cuando enfrentamos un enemigo oculto, que llegó de sorpresa y cambió nuestro estilo de vida de la noche a la mañana, una pandemia que generó disturbios tanto físicos como emocionales, problemas de salud y víctimas mortales que nos lleva a pensar y valorar cada respiro que damos hoy.

Actualmente, al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para beneficiar la salud, trayendo como consecuencia un aumento de los comportamientos sedentarios durante las actividades laborales y domésticas. (1) Además de la poca cultura y educación desde la primera infancia de hábitos saludables como parte fundamental del día a día.

Según la OMS (organización mundial de la Salud) en la actualidad, seis de los siete riesgos principales de la muerte prematura como la hipertensión arterial, hipercolesterolemia, sobrepeso y obesidad, entre otros, están relacionados con los estilos de vida, especialmente con hábitos inadecuados o descontrolados de alimentos, abuso de alcohol e inactividad física y / o sedentarismo.

En la situación mundial por la que atravesamos actualmente donde el COVID-19 llego a estremecer el mundo y generar cambios drásticos a nivel socioeconómico, físico y mental, se suma que el mundo no estaba preparado para ello. Son muchas las afecciones y preocupaciones que tiene en vilo al mundo en cuanto a las condiciones de salud y las repercusiones que la pandemia trae sobre este.

Ahora bien, si enfocamos la actividad física a la situación mundial de salud, esta se convierte en una de las fuerzas más poderosas para mantener la buena salud, al mejorar el funcionamiento del sistema fisiológico, el sistema inmune, y la influencia en los procesos inflamatorios mejorando la clínica y la disminución de riesgo de aparición de estas enfermedades pulmonares, además de ser la actividad física un coadyuvante en la prevención y/o tratamiento de muchas condiciones de salud física y mental.

La evidencia de asociación entre la actividad física y salud ampliamente sustentada dentro de la literatura científica, justifica su consideración dentro de los programas de promoción de la salud a nivel mundial.

Dados los estudios científicos, se puede relacionar la actividad física a los estilos de vida saludables solo hasta  mediados del siglo pasado, cuando; Jeremy Morris, británico y Ralph Paffenbarger estadounidense, desarrollaron ambos de manera independiente, el método epidemiológico para el análisis e interpretación de las causas de las enfermedades coronarias y sugieren, que el aumento de la actividad física en los seres humanos en el trabajo o durante el tiempo libre, constituye un factor protector para la aparición de estos factores de riesgo. (2)

Sabemos que tal vez la prioridad en esta situación actual recae sobre temas económicos y de supervivencia en pensamientos como la alimentación y el cuidado del núcleo familiar, pero teniendo en cuenta los beneficios que trae la actividad física sobre los efectos de la pandemia en nosotros, debemos ver la actividad física, como una prioridad tanto de prevención como de tratamiento. Para la organización mundial de la salud, se ha catalogado como un elemento primordial para favorecer la longevidad y la calidad de vida, por ello se destaca y señala la importancia que se debe dar a las actividades que promuevan la práctica cotidiana de la actividad física y combatir en consecuencia, el impacto de las enfermedades crónicas que junto con una alimentación saludable y la disminución del tabaquismo, conforman una estrategia global para prevenir numerosas enfermedades no transmisibles.

Según la Organización Mundial de la Salud se considera:  actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía. La «actividad física» no debe confundirse con el «ejercicio». Este es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. (3) La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Dado esto, se considera que la actividad física y el ejercicio, son la estrategia mínima de mejoramiento de la condición de salud, relacionado como factor esencial de salud, bienestar y táctica de un estilo de vida saludable, sobre todo aquellas relacionadas con la disminución de las enfermedades no trasmisibles que en la actualidad se convierten en el enemigo a nivel mundial pero que además son aquellas que generan el primer factor de riesgo de contagio para la pandemia actual por Covid-19 / coronavirus.

Los síntomas de estrés aumentarán a medida que continúe la pandemia, debido a las amenazas para la salud, la pérdida de empleo, la reducción de ingresos y el aislamiento social.  Por ello es importante destacar los innumerables beneficios fisiológicos, metabólicos, psicosociales, orgánicos y estructurales de una actividad física planificada y adaptada a la cotidianidad, por ejemplo, en personas activas y durante la ejecución de ejercicio aeróbico se pueden nivelar y/o mejorar las cifras tensionales. Contribuye un proceso sinérgico (de intercambio o asimilación) que facilita la entrada de la glucosa a la célula, por lo que mejora notablemente la clínica de enfermedades tales como la Diabetes, además la actividad física  influye de manera positiva en las  funciones inmunitarias, el mantenimiento de los niveles hormonales, el estado de ánimo y las relaciones interpersonales, y un sin fin de beneficios, pero debemos ser enfáticos en la enorme responsabilidad de tener en consideración la cantidad  de actividad física adecuada que una persona debe realizar, la cual comprendida dentro de la denominación FITT, incluye los parámetros de frecuencia, intensidad, tiempo (duración) y tipo (especificidad del ejercicio). (4)

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los niveles de actividad física recomendados por grupos etarios estarían directamente relacionados con los beneficios obtenidos y su adaptación como habito de las actividades cotidianas, por ende, se recomienda adaptar desde la primera infancia hábitos saludables.

Para los niños y adolescentes, etapa comprendida entre los 5 a los 17 años

Innumerables investigaciones indican que el nivel de actividad física entraría dentro de la modalidad moderada o vigorosa por un mínimo de 60 minutos al día, tiempo suficiente para establecer un estilo de vida saludable que se afianzará con el pasar de los años.

Dentro de este grupo, es importante destacar que sus actividades deben desenvolverse desde su rol de infantes, como juegos, deportes y demás actividades recreativas donde sea relevante la actividad aeróbica, estas recomendaciones se adaptarán a cada caso particular teniendo en cuenta las diferentes limitaciones que se pueden presentar.

Para el grupo de la adultez comprendido en edades que van desde los 18 a los 64 años

La actividad física estará dirigida a actividades recreativas, ocupacionales y domésticas que dependerán del tiempo disponible, de su ocupación y el estilo de vida. En esta etapa se recomienda actividades guiadas en centros especializados para ello, como gimnasios o centros de acondicionamiento, actividades al aire libre que combine trabajo cardiovascular y muscular, la intensidad variará de acuerdo al nivel de inactividad que posea la persona, el objetivo es ir aumentando hasta llegar al mínimo de realizar 150 minutos semanales.

Para los adulos mayores comprendidos en edades por encima de los 65 años

la actividad física recomendada tiene como propósito mejorar las funciones mínimas vitales como la función cardiorrespiratoria, muscular y de salud ósea, además de disminuir el deterioro cognitivo que puede generar el envejecimiento natural.

En cuanto al tiempo se recomienda estar activo en promedio 30 minutos diarios, desarrollando actividades funcionales de desplazamiento, actividades creativas y de alta cotidianidad, aquellas que mejoren el equilibrio y eviten el riesgo de caídas, así como las que disminuyen la pérdida muscular y generan mayor estabilidad psicológica y social en esta importante etapa de la vida.

Como resultado, queda comprobado científicamente que la actividad física es un pilar para poder gozar de un estado de salud adecuado, además, estar físicamente activo nos ayuda a sobrellevar el estrés continuo y evitar enfermedades psicológicas, metabólicas y fisiológicas, por lo que estar activo todos los días puede ser un antídoto parcial para el estrés de la pandemia.

Ahora la tarea es continuar incentivando la práctica de actividades físicas organizadas y adaptadas a la cotidianidad para disminuir el impacto que proporcionan los avances tecnológicos, y poder asumir esta situación mundial de salud de manera responsable y adaptada a nuestro diario vivir, alejándonos de la curva peligrosa de la inactividad física, la cual solo nos proporciona altos niveles de estrés y mayores problemas de salud. Definitivamente muchas enfermedades se podrían combatir simplemente adoptando hábitos de vida saludables como una buena alimentación y la práctica regular de actividad física.

REFERENCIAS

  • Organización Mundial de la Salud. Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, 2002. Sección Inactividad Física. Artículo Digital. Se consigue en URL: http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_inactivity/es/index.html. Acceso el 10 de mayo de 2013.
  • Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones Mundiales sobre Actividad Física para la Salud, 2010. Artículo Digital. Se consigue en URL: http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789243599977_spa.pdf. 2010. Acceso el 10 de mayo de 2013.
  • Inactividad física: un problema de salud pública mundial. Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_inactivity/es/
  • Garaulet M, Sánchez M. Actividad Física, Sedentarismo y Obesidad. En: Nutrición, Vida Activa y Deporte. Instituto Tomás Pascual para la nutrición y la salud. Madrid: IM&C: 2010
  • Morris JN, Heady JA, Raffle RAB, Roberts CG y Parks SW, 1953. Coronary heart disease and physical activity of work. Lancet ii 111-120, 1053-1057. En: Dishman RK, Washburn RA, Heath GW. Origins of physical activity epidemiology. En: Dishman RK, Washburn RA, Heath GW, editors. Physical activity epidemiology. Champaign, IL: Human Kinetics; 2004.p. 3-12.
  • Salud: entre la activida física y el sedentarismo. Betty M Perez. Vol 27 2014. En: https://www.analesdenutricion.org.ve/ediciones/2014/1/art-17/
  • Obesity and sedentarism in the 21st century: what can be done and what must be done?. Nutricion Hospitalaria. Version electrónica. 2013;28. S.V.R.318.
  • Organización Mundial de la Salud. Sección Actividad Física. Artículo Digital. Disponible en: http://www.who.int/dietphysicalactivity/pa/es/index.htmlAcceso el 10 de mayo de 2013. En: 48 Asamblea Mundial de la Salud. Geneva: World Health Organization 2001. Se consigue en URL: http://www.who.int/gb.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

¡Para nosotros es importante tu opinión!

/ 5.

¿Encontraste útil esta publicación?

¡Compártela en tus redes!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítenos mejorar esta publicación!

Únete a la conversación

9 comentarios

  1. Creo que es el análisis más acertado al panorama que estamos viviendo en la actualidad donde resalta la importancia vital de la actividad fisica para el ser humano y demuestra la necesidad que le urge a las personas por volver a sentirse activos por medio del ejercicio para darle una carga de buena energía a su vida diaria!!!… muy acertados conceptos en este artículo…lo disfrute mucho!!!… gracias!!!!

    1. Qué bueno que te haya gustado.
      ¡Así es!, necesitamos estar activos y cargarnos de energía, además, el ejercicio trae muchos más beneficios: reduce el estrés y la ansiedad, mejora tu estado de ánimo ✌️, fortalece tu sistema inmune, mantiene tus músculos y huesos sanos 🤸🏻‍♀️, mejora la función cardiovascular y respiratoria.

  2. Esta muy bien, que nos preocupemos, por nuestra salud física y emocional, esta situación actual del país, ha hecho que cambiemos nuestros hábitos, laborales, nutricionales, espirituales, también. Porque debemos pedir a Dios que está situación cambie para bien de todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Pruébanos!
Pide aquí tus 5 Días de Gimnasio Gratis

Válido solo para visitantes nuevos. La cortesía debe redimirse de forma continua en una sola sede. Cortesía no acumulable con otras promociones. Presenta la imagen enviada a tu correo y documento de identidad original para hacer válida la cortesía. Nos reservamos el derecho de admisión.